Total War: Three Kingdoms, Un clásico juego de guerra y estrategia

0
15
juego de guerra y estrategia

Si estamos buscando un buen juego de estrategia que combine épicas batallas en tiempo real, guerras de poder, conflictos políticos, espionaje y una enrevesada historia de conquista en la antigua China, entonces Total War: Three Kingdoms no nos decepcionará.

Esta vez el estudio desarrollador Creative Assembly nos trae otro juego de guerra y estrategia de su saga Total War (Shogun, Warhammer, Rome, Thrones of Britannia…), pero más ambicioso.

No solo ha podido potenciar los aspectos que funcionaron en sus otros títulos, sino que ahora ha tomado como inspiración la novela histórica del “Romance de los Tres Reinos” de Luo Guanzhong, dándole un toque más pintoresco y embellecido a un periodo extremadamente turbulento.

Total War: Three Kingdoms ha llegado con todo, siendo ganador de varios premios como mejor juego de estrategia, fue lanzado para PC el 23 de mayo de este año bajo la edición de Sega.

La historia de un imperio dividido

Total War: Three Kingdoms es un juego lleno de venganza, destrucción, rivalidad, amistad y muerte. La historia nos sitúa en la antigua China del año 190 d.C en medio de un reino completamente dividido, con la dinastía Han a punto de caer. Pero ¿qué llevó al imperio a esta situación? Todo empieza con el tirano Dong Zhuo, quien ha tomado como rehén al joven emperador Xian y que ahora tiene el control de China.

Entonces, ¿qué es lo que tenemos que hacer? Como uno de los 12 Señores de la Guerra, es decir, personajes que buscan convertirse en los próximos emperadores de China, tendremos habilidades, atributos de combate y perspectivas completamente distintas para unificar a toda China.

Estrategia y espionaje

Uno de los aciertos de Total War: Three Kingdoms es la introducción de su sistema Guanxi, donde nuestro personaje podrá establecer lazos y conexiones con los demás protagonistas. En este un juego de guerra y estrategia las negociaciones diplomáticas nos permitirán forjar alianzas estratégicas y socios que nos ayuden a llegar hasta el trono.

Pero eso sí, debemos cuidarnos muy bien las espaldas porque en cualquier momento nuestros aliados nos pueden traicionar. Y para que esto no pase, Creative Assembly añadió una mecánica de infiltración y espionaje, dándonos la libertad de obtener información de cada plan y movimiento de nuestros enemigos. Con un buen uso de esta característica, crearemos estragos en el ejército del rival, una gran ventaja cuando juguemos en multijugador.

Otra novedad por destacar de Total War: Three Kingdoms son sus dos modos de jugabilidad que nos permiten elegir cómo emprender nuestra épica conquista:

  • El modo Romance le da un papel más protagónico, legendario y fantasioso a nuestro personaje, brindándonos mayor fuerza y fortaleza en los combates con una cierta invencibilidad al subir de nivel. Además, nuestras tropas serán más resistentes a los ataques de los enemigos.
  • El modo Registro se apega más a una historia realista con personajes vulnerables como cualquier otro y con fuerzas militares que sucumben a la fatiga e indiscutible mortalidad.

Si somos nuevos en la saga Total War, no hay por qué alarmarse. Aunque sí puede resultar complejo introducirse a esta saga, Three Kingdoms nos ofrece tutoriales y guías con información relevante que nos ayudarán a comprender los comandos y funciones durante todo el juego.

Con una narrativa inmersiva, una serie de batallas estratégicas y desafiantes, un apartado gráfico y artístico que visiblemente cumplen con las expectativas y una banda sonora que nos sumerge en la historia a través de melodías asiáticas, Total War: Three Kingdoms nos recuerda la importancia de un gran juego de guerra y estrategia.

Compartir