Rocket League, una joya entre los juegos de carros

0
8
juegos de carros
juegos de carros

Rocket League rompe los paradigmas de los juegos de carros.

Retar a un amigo a una carrera de autos enciende nuestra adrenalina; desafiarlo a un partido de fútbol alimenta nuestro espíritu competitivo; pero combatir en un juego de fútbol, mientras los motores de nuestro auto rugen por todo el campo, eso es Rocket League.

Rocket League es un título que rompe con todos los paradigmas tradicionales de los juegos de carros y nos lleva a un campo de juego gigante en nuestro auto impulsado por cohetes para anotar impresionantes goles en la portería de nuestro contrincante.

¿En qué consiste Rocket League?

En un campo de fútbol cerrado, de esquinas curvas e impresionantes detalles, nuestro vehículo debe golpear la enorme pelota, guiándola con ayuda de propulsores hacia el arco oponente y anotar. Por supuesto, nuestro oponente estará intentando hacer exactamente lo mismo, lo que hará de esta tarea más divertida y retadora.

Los cohetes de nuestro vehículo son alimentados por píldoras y sistemas de recarga dispersos en todo el campo, poniendo a prueba nuestra habilidad de conducción, nuestra lógica en los rebotes del balón, ángulos de disparo así como el control y precisión de nuestro acelerador para usar las leyes de la física a nuestro favor.

La duración de cada partido es de 5 minutos por defecto y en cuenta regresiva, con un tiempo extra indefinido en caso de empate, pero la velocidad del auto y la adrenalina de golpear la pelota -o a nuestro contrincante para voltearlo- hace que nos olvidemos por completo del tiempo.

Los jugadores encienden sus motores

Al igual que otros juegos de carros, podemos personalizar nuestro vehículo a nuestro gusto y estilo. Existen más de diez millones de combinaciones diferentes para crear autos casi únicos en el campo de juego: carrocería, calcomanías, pintura, neumáticos, sistema de aceleración, accesorios, antenas y hasta el sonido del motor y la explosión al anotar un gol, tenemos total control sobre todo esto.

Entre los contenidos pagos de Rocket League (DLCs), cuyos costos son bastante modestos, se encuentran algunos packs con vehículos (como el Jeep Wangler de Jurassic World, el Batimóvil de Batman o el DeLorean de Volver al Futuro, entre otros) y otros elementos (como explosiones de gol, accesorios y calcomanías).

Lo mejor de todo esto es que la verdadera ventaja no se encuentra en la combinación de elementos que elijamos para nuestro vehículo, ni en si son gratuitos o pagos sino en nuestra destreza con el mando. Así que, sea que tomemos el volante de un lujoso Lamborghini o usemos un clásico Alfa Romeo, tendremos las mismas posibilidades de bombardear a goles el arco oponente.

Modalidades de juego

Si estamos solos podemos disfrutar en offline de toda una experiencia con el Modo Temporada, sea que compitamos de forma informal o competitivo, clasificando en ligas y copas. También podemos jugar en Modo Entrenamiento a fin de dominar los controles y aspectos básicos del juego.

Cuando las pantallas se dividen, la diversión aumenta. En el Modo Multijugador podemos competir de forma local en partidos 1V1 (Duelo) o 2V2 (Doubles) y al conectarnos online se abre la posibilidad de jugar también en partidos 3V3 (Estándar) y hasta 4V4 (Caos).

Desde nuestra consola conectada a Internet también podemos unirnos a otros 3 jugadores, para competir contra otra sala de estar de 4 jugadores, y gracias a la funcionalidad Cross-Platform, jugadores con distintas plataformas (Switch, PS4 y PC) pueden conectarse en una misma partida.

Rocket League también ha lanzado contenidos gratuitos que pueden descargarse, como el Modo Snow Day, que simula un partido de Hockey sobre hielo y el Modo Hoops, inspirado en un juego de básquetbol. Además, podemos probar nuevos e innovadores terrenos de juego en el Modo Rocket Labs, imprimiéndole mayor dificultad y diversión al partido.

Controles: no es tan difícil como parece

Si hemos jugado otros juegos de carros, notaremos que los controles del juego no son tan diferentes. Sea que juguemos desde una consola con nuestro mando, o en nuestra PC con teclado y mouse, es cuestión de adaptarnos y familiarizarnos con todos los posibles movimientos del vehículo.

Para hacerlo aún más sencillo, podemos entrenar un par de veces para conocer los controles básicos y en la medida que ganemos experiencia, descubriremos funcionalidades nuevas y dominaremos mejor los choques y cohetes del vehículo.

Rocket League se ha convertido en un juego muy adictivo, por su divertida mecánica y jugabilidad. Desde su lanzamiento en 2015, ha mantenido en alto sus estadísticas de participación en las ligas mundiales, lo que demuestra que aún mantiene un lugar especial entre los gamers.

Compartir