Outward: Un juego de mundo abierto hostil para sobrevivir

0
10
juego de mundo abierto

Outward: Un juego de mundo abierto hostil para sobrevivir

Para los que estamos buscando un RPG inusual donde cada tarea y decisión en el juego se complique por sencilla que parezca, nos preocupemos por enfermarnos debido al clima, seamos raptados múltiples veces por bandidos y despertemos en lugares totalmente desconocidos, entonces Outward es el juego que tanto esperábamos.

Recientemente lanzado el 26 de marzo de este año para PC, Xbox One y PlayStation 4, este título desarrollado por Nine Dots Studio y publicado por Deep Silver ha logrado captar la atención de jugadores por su nivel de dificultad siendo un juego de mundo abierto realista que nos desafía en cada momento. De hecho en algunas comunidades ha sido comparado con Dark Souls por su complejidad.

Outward nos presenta un mundo abierto donde tendremos que cuidarnos no solo de los enemigos a nuestro paso, sino también a cuestiones que como todo mortal enfrentamos: hambre, frío, sed, cansancio, enfermedades y heridas que pueden ser mortales por más pequeñas que sean.

Sobrevivir a toda costa

Desde el principio del juego nos queda muy en claro que nuestro personaje no es una especie de semi-dios o el elegido que viene a salvar a la humanidad. En sí, la historia comienza con el personaje principal en medio de una deuda para recuperar su hogar y la misión de reunir 150 monedas de plata para recuperarla.

Aquí no hay que preocuparnos por salvar al mundo antes que el malo lo haga, más bien se trata de existir y sobrevivir a un entorno que parece estar en nuestra contra.

El personaje que elijamos en el juego contará con tres atributos vitales: Stamina, Maná y Vida que deberemos checar constantemente para utilizar las pociones curativas adecuadas, comer un poco o descansar si es debido.

Durante el juego haremos uso de nuestras habilidades para defendernos, desde lanzar una linterna hasta atacar con una daga. Además, aprenderemos a utilizar hechizos que conllevan una serie de rituales y nos enfocaremos a conseguir ítems para craftear herramientas.

Cero improvisación

En Outward nuestros principales enemigos son el tiempo, el auto-save y la inmortalidad. Aquí cada decisión y movimiento será guardado automáticamente, convirtiéndose en parte de la historia que define a nuestro personaje. Si nos hieren en plena batalla o nos matan, tendremos que empezar otra vez, invirtiendo tiempo en sanar, reparar cada uno de nuestros armamentos, abastecernos de provisiones y recorrer una vez más el camino al sitio donde nos quedamos.

En este mundo no existen puntos para transportarnos más rápido. Si queremos llegar a un lugar, tendremos que prepararnos previamente con suministros para hacer el recorrido a pie. Hay que aceptarlo. En otros RPG sería sencillo volver a cargar la última partida y continuar como si nuestra épica muerte nunca hubiera pasado, pero en Outward se pone a prueba nuestra tolerancia a la frustración.

Aventura en par

Una de las características que más atrae de este juego de mundo abierto es su modalidad split-screen con la que podremos jugar en co-op con nuestros amigos de manera local o con otros jugadores online.

En cuanto al diseño de las batallas, tiene unos cuantos detalles que faltan por mejorar, ya que nos presenta una dinámica a la vieja escuela.

Es necesario contemplar que la dificultad y continuos fracasos en el juego puedan llevar al límite nuestra paciencia, así que no lo recomendamos para aquellos que buscan terminar en cuestión de horas el juego. Está indicado para los que quieren desafíos con una considerable dosis de frustración y tengan tiempo de sobra para aventurarse en un juego de mundo abierto.

Compartir