Metal Gear (1987): El inicio de la saga creada por Hideo Kojima

0
34

Para los amantes del sigilo, a quienes les gusta pasar desapercibidos para alcanzar nuevos niveles, completar misiones y pasar horas ante el suspenso, es imposible no recordar a  Metal Gear, parte inicial de una saga que comenzó hace ya más de 20 años y de la cual muchos recordarán aquellos detalles que hacían especial a esta primera entrega.

Los que, por fortuna, nacimos en los ’80s pudimos disfrutar de su primera versión (lanzada en 1987 originalmente  para la MSX2, una micro-computadora desarrollada por Microsoft en Japón) en un NES. Sus sencillos gráficos nos recuerdan a Zelda o Double Dragon. La historia creada por Hideo Kojima marcó a lo largo de dos décadas a una gran cantidad de jugadores que hoy recordamos este formidable juego.

Para los que se acuerdan del título de ese entonces, está claro que fue innovador en su tiempo ya que muchos lo consideraron como uno de esos juegos “difíciles” y con su “truco” para poder avanzar por cada uno de sus niveles. También fue uno de los pioneros en ese género de sigilo e infiltración apenas naciente, amado por muchos hoy.

Para quienes no tuvieron la posibilidad de experimentarlo en su época y también para los que quieren dar un viaje al pasado, echaremos un vistazo a este viejo clásico, para todos aquellos que quisieron rescatarlo o que si bien lo hicieron pasaron por alto ciertos detalles.

Aprendiendo a infiltrarse en Metal Gear

Al inicio del juego como es usual, se empieza sin nada, es decir, sin armas, sin equipamiento, ni raciones de vida adicionales para prolongar la vida del nuestro personaje.

Nuestro protagonista, Solid Snake,  debe infiltrarse en una base enemiga para saber sobre el paradero de su compañero Gray Fox y para ello deberá cruzar aquellos pixelados mapas de esta primera entrega, también algo confusos por sus gráficas, en un ambiente que incluye mercenarios, armas nucleares y poderosas máquinas ocultas por los gobiernos occidentales.

En Outer Heaven, fortaleza militar donde Solid Snake es enviado a averiguar de Gray Fox y las conspiraciones de armas nucleares, entre los tanques Metal Gear apenas en desarrollo, debe explorar por los diferentes rincones de dicha base, hallando información, destruyendo objetivos, enfrentándose a los bosses de cada nivel y a su vez sobrevivir.

Muchas veces los gráficos engañan, y por temor a ser descubierto y volver a empezar el nivel desde el inicio, se gasta tiempo de más para resolver situaciones. Lo que hay que tener en cuenta a la hora de flanquear enemigos es que al acercarse a uno de ellos sólo basta con observar su patrón de movimiento, debido a que la inteligencia artificial no es muy buena, no debes dudar en ir por detrás y acabarlos con unos cuantos golpes, sólo espera el momento.

Tanto en la primera entrega como en la siguiente, Metal Gear Solid (1999) para PSX o PSOne (PlayStation One), pasa lo mismo, uno de los problemas es este, cometer errores por no entender el patrón de movimiento de los personajes enemigos, obviamente hay una gran diferencia entre la versión para NES como para PlayStation, desde el modo de juego, pero guardan gran similitud en este aspecto.

Ten en cuenta que la visión del enemigo es limitada, (por no decir ciegos) y es fácil deshacerse de ellos por la espalda, o incluso de lado, y en juego tardío,  se puede optar por ignorarlos o dispararles desde lejos.

Adicionalmente no olvides los muros, andar en las sombras te ayudará a pasar como un ninja entre los enemigos sin ser visto, es parte de la estrategia del juego aunque no se note.

Sensibilidad de los enemigos

En Metal Gear 1987, si recuerdas la inteligencia artificial era bien limitada, sin embargo, entre el cruce de una parte del mapa a otro, fácilmente podías morir por los impredecibles ataques de enemigos esperando por uno.

Aun así, era fácil acostumbrarse al modo de ataque de los enemigos y predecir sus movimientos. Pasar por cámaras o zonas de muchos enemigos solía ser fácil, puesto que a veces puedes pasar desapercibido estando incluso en frente. Efectos que fueron mejorados posteriormente en Metal Gear Solid, la versión de PSOne, donde la dificultad de los retos se incrementa con enemigos más sensibles, que pueden ser alertados incluso con el sonido de una pisada.

Buscar en todas partes

En estas entregas, tanto para MSX, NES o PlayStation, se espera que el jugador recorra todos los mapas, y cada rincón del nivel en el que se encuentra.

Al explorar podrás encontrarte con información útil y distintos elementos, como armas y uniformes, que te permitirán mitigar el daño de los mercenarios o bosses y poder cumplir con los objetivos.

Así que lo importante es dejarse llevar por la curiosidad y atreverse a buscar, aunque a veces signifique exponerse al peligro de los enemigos. Claramente, hay que hacerlo con cuidado para evitar los continuos flanqueos, sobre todo si consideramos que en la versión inicial de Nintendo o MSX no existía la opción de salvar la partida, y si morías, debías empezar desde cero. Este método, si bien parece un poco frustrante, volvía el juego mucho más desafiante y entretenido.

Vuelve a jugar, nueva partida

Aunque para muchos bastaba con jugar Metal Gear una sola vez, hay muchos detalles que pasan desapercibidos cuando no exploras los escenarios completamente, por ejemplo puertas ocultas con ítems extras. Por esto es interesante jugarlo muchas veces recorriendo y descubriendo lo que está oculto en el juego. Así podrás aprovechar de mejor manera los recursos disponibles, además de entender la historia con una perspectiva mucho más completa.

Para el juego de PSOne que todos conocemos, Metal Gear Solid, te recomiendo definitivamente que lo vuelvas a jugar, no sólo porque la trama es mucho más desarrollada que la versión de Nintendo y hay más claridad de la misma, sino también porque el juego ofrece más detalles una vez que lo exploras de forma distinta.

 ¿Recuerdas todas las armas y partes de equipamiento que obtuviste durante tu primera partida?

Alista tu Memory Card, todas estas armas quedarán disponibles la segunda vez que juegues, esto hará más entretenido el juego y le sacarás mayor provecho.

Si deseas recordar más acerca del juego en su primera versión en este enlace podrás viajar al pasado.

Conclusiones

Metal Gear es uno de los juegos que más fanáticos ha atrapado en las últimas décadas y de los primeros hacia el género de infiltración y espionaje. Cautivó en su momento por su argumento, puesto que, relata una historia no muy alejada de la realidad del mundo moderno, con mercenarios, armas biológicas, intereses de gobiernos por el control, conspiraciones, modificaciones genéticas, etc., cosas que no son ajenas ni alejadas al mundo real pero siempre con el toque que sólo la ciencia-ficción puede otorgar.

Compartir