Mark of the ninja: ser silencioso nunca fue tan divertido

0
40

 

Quién iba a pensar que en un mundo plagado por el alboroto y la rapidez, de pronto el andar quieto y con cuidado podría convertirse en una cualidad tan valiosa. Al menos lo es en Mark of the ninja, la maravillosa aventura de Klei Entertainment. Fue lanzado desde el 2012 y cinco años después, la verdad, no entendemos por qué todavía no lo has jugado.

Conoce todo sobre Mark of the ninja

Mark of the ninja es un videojuego de sigilo e infiltración, género en el cual los personajes deben atravesar parajes, instalaciones militares o habitaciones sin ser descubiertos para poder completar una misión, lo que generalmente incluye también reducir a algunos enemigos y así hacer más divertido el asunto.

Estos juegos han existido desde el origen de los tiempos. Si eres un viejo que ha jugado demasiado jugador veterano de seguro recuerdas los clásicos Castle Wolfenstein o Metal Gear Solid, ambos cartuchos míticos que están a punto de cumplir sus 20 años de creación. También en 1998 salió a la luz la primera entrega de la saga Commandos, que nos puso en plan de soldados de élite expertos en fastidiarles la vida a los nazis.

La venganza del ninja

La historia de Mark of the ninja empieza cuando el anónimo protagonista y Ora, una ninja que se encargará de guiar nuestros primeros pasos en el juego, deben rescatar al sensei Azai de un grupo de peligrosos desconocidos armados. Los salvadores y Azai pertenecen al clan de guerreros ninja Hisomu, que ha pasado varias generaciones de espaldas al mundo moderno. Más adelante, descubriremos que los enemigos pertenecen a la corporación Hessian, por lo cual Ora y el jugador deberán infiltrarse en sus instalaciones. El objetivo es asesinar al Conde Karajan, responsable del ataque al dojo, y de paso partirle el alma quitar del camino a todo aquel que se interponga.

Tras cumplir con su objetivo, los compañeros regresan a Japón, pero no encuentran en el dojo a su maestro. Pronto descubren una terrible verdad sobre él: en realidad, Azai tenía entre sus planes robar los artefactos tecnológicos de la corporación Hessian y así llevar a sus pupilos a una era de espionaje moderno con aparatos de última generación.

¿Por qué un honorable maestro ninja se convertiría en un ladrón de alto nivel? La razón es un poco complicada. Resulta que los ninjas Hisomu, por tradición, recibían un tatuaje con una tinta especial llamada sumi, que acrecentaba su fuerza y habilidades, pero al mismo tiempo los llevaba progresivamente a la locura. Entre más tatuajes, mayor era la insania. El gran problema para el clan es que la milenaria flor que produce la sustancia para el sumi ya se encuentra extinta. Azai, al darse cuenta de esto, siente peligrar al clan, por lo cual decide robar los artefactos y así poder renovar a los Hisumi.

El protagonista y Ara deberán pasar por una serie de misiones para vencer a los guerreros del ahora enemigo Azai y llegar hasta él. En el camino, gracias a un viejo tatuador, el ninja anónimo recibirá nuevas dosis de sumi que lo harán sentirse como en una fiesta rave alucinado. El final del juego es sorprendente y requiere que el jugador tome una difícil decisión.

Los enemigos aguardan cualquier descuido nuestro para atacarnos.

Lo que hace especial a Mark of the ninja

Como si la trama no fuera suficiente para llevarse el Óscar, lo mejor en esta obra maestra del sigilo está en sus características de juego. Una de las primeras cosas que llama la atención de Mark of the ninja es que ha sido desarrollado en 2D, cuando la mayor parte de este tipo de videojuegos preferían aprovechar el 3D. Asimismo, la vista aparenta a un clásico juego de desplazamiento horizontal (scroll) en plan Earthworm Jim (o algo parecido a Little Big Planet, para los millenials).

Podríamos decir que ningún juego ha aprovechado tanto el uso de las sombras como este. De acuerdo a lo que se sabe sobre los guerreros ninja, cuya tradición llega hasta hoy, estos eran expertos en las artes del camuflaje y en ampararse bajo el manto de la noche para cumplir sus misiones. Este concepto es brillantemente explotado por el videojuego, pues el jugador deberá convertirse en un experto asesino silencioso. Las matanzas silenciosas proporcionan al jugador mayor puntaje y le permiten ver escenas espectaculares de aniquilamiento. De todas maneras es posible reducir enemigos a la mala como en cualquier otro juego, pero uno se arriesga mucho más a ser emboscado por varios atacantes o a que la misión fracase, en una dinámica que recuerda muchísimo a Shadow Tactics, un juego de sigilo táctico inspirado en Commandos, pero ambientado en el Japón feudal y plagado de samurais y ninjas.

Los asesinatos honorables (sí, suena feo, pero vamos, ¡es solo un juego!) pueden aumentar las ventajas del jugador. Tras cada episodio podemos adquirir mejoras, como nuevos trajes y habilidades, y para eso necesitamos precisamente honor. No del que necesitas para no hacer trampa en los exámenes, sino un indicador que crece conforme adquieres más o menos puntaje. Las posibilidades de compra crecen cuando el jugador realiza asesinatos silenciosos o cuando resuelve ciertas misiones secundarias.

Además, aunque la belleza es subjetiva como dicen los feos, Mark of the ninja es un videojuego con un apartado visual hermoso. Sus sprites recuerdan mucho al cómic clásico y su animación es vívida y fresca. Esta belleza visual se complementa muy bien con su banda sonora, perfecta para sumergirnos en la atmósfera de los personajes. Algunas de sus canciones sencillamente son inolvidables.

La crudeza de las matanzas y la obtención de puntaje por no ser visto u ocultar cuerpos son algunas de sus característica más llamativas.

¿Qué más se ha dicho sobre este juego?

Una buena idea a la hora de escoger un juego es echarle un ojo a los comentarios de los suertudos que pueden andar jugando más tiempo que tú críticos especializados y observar el puntaje que le otorgan al título. La verdad es que todo el mundo habla bien de Mark of the Ninja.

En la web 3djuegos, consideran que este título ha sido una sorpresa de resultados letales, con fórmula sencilla, pero repleta de posibilidades. Le da una calificación de 8/10. IGN por su parte es más generosa con el cartucho y le otorga un 9, gracias a su excelente sistema de puntaje y novedosa jugabilidad. De igual manera, Adam Beck, de Hardcore Gamer, le otoga un 5/5, en consideración a la libertad en el modo de aniquilar enemigos y la inusual profundidad de la historia.

La web Metacritic, en su página dedicada al juego, consigna 14 críticas positivas y ninguna negativa por parte de los profesionales. Entre otros comentarios, tenemos:

“Nada menos que una obra maestra del sigilo. Resalta todo lo que amamos sobre el género.” (PC Powerplay).

“Mark of the ninja es el regreso a la forma del género del sigilo, donde evadir a un oponente es tan emocionante como asesinarlo”. (The Escapist).

“Es un juego de sigilo que te convierte en un depredador en lugar de en una presa. Es un atractivo sandbox de sigilo”. (PC Gamer).

No se diga más, quiero jugarlo ya

Falta todavía lo más genial: es un juego muy barato. Puedes conseguir una versión en Steam para Windows y Mac a menos de 12 dólares. También lo puedes bajar para Xbox, a un precio similar.

 

Compartir