Hyper Light Drifter, un tesoro entre los juegos clásicos

0
18
juegos clásicos
juegos clásicos

Cuando sentimos nostalgia por aquellos juegos clásicos de 16 bits que nos regalaron tantos momentos emocionantes en el pasado, solemos tomar el mando e ir tras una nueva partida de esos juegos de antaño que ponen a prueba nuestras habilidades con experiencias desafiantes en dos dimensiones. Hyper Light Drifter es la respuesta a muchas búsquedas de esta clase.

La combinación perfecta de lo clásico y lo moderno

Hyper Light Drifter es un juego RPG de acción, aventura y exploración en 2D con un apartado visual detallado en pixeles y mecánicas de juego modernas y muy bien cuidadas. Fue creado por Hearth Machine como un homenaje a los juegos de 8 y 16 bits y -según su principal desarrollador, Alex Preston- está inspirado principalmente en los primeros títulos de Zelda.

Detrás del lanzamiento de todo buen juego hay una historia que le da vida. Es interesante que este juego originalmente se diera a conocer por una campaña en Kickstarter, donde solicitaron donaciones para su desarrollo. Su estreno estaba planeado para el 2014 pero al recibir más apoyo del esperado se retrasó para pulir sus detalles y fue lanzado el 31 de marzo de 2016.

Desde el inicio se ganó la buena opinión de la crítica, obteniendo un 84 en Metacritic, siendo nominado a múltiples premios y dejando buenas impresiones en sus jugadores.

Historia sin texto y abierta a interpretaciones

Su historia es narrada con imágenes, sin nada de texto, lo cual deja una amplia interpretación y provee poca guía sobre nuestros objetivos. Así que en ocasiones nos preguntaremos a dónde ir y qué hacer. Sin embargo, a medida que avanzamos, entendemos mejor la historia y encontramos nuestro rumbo.

A pesar de lo ambiguo de la historia, comprenderemos que estamos en un mundo destruido por una catástrofe, en el que nuestro protagonista llamado Drifter busca la cura a su enfermedad. Para esto tenemos que completar 4 zonas (norte, sur, este y oeste), cada una con su bioma, sus enemigos y jefes, así como algunos niveles inferiores, lo suficientemente complicados para llamarlos laberintos.

Estilo retro, jugabilidad depurada y moderna

Sus controles son muy sencillos de aprender, pero difíciles de dominar. Debemos enfrentarnos a una gran variedad de oponentes, cada uno con su mecánica de combate y con jefes con un nivel alto de dificultad, que no regalan ni un segundo para pensar.

Nuestros enemigos se destacan por la velocidad de reacción que exigen del jugador tanto que al inicio pueden hacernos dudar del equilibrio del juego. Sin embargo, a pesar de su gran dificultad, es un juego sumamente justo. Siempre podremos seguir adelante y superar las zonas, mientras vayamos bien preparados a los combates y ganemos mejores habilidades.

Drifter posee espadas y armas de larga distancia con munición limitada. Las armas pueden comprarse y mejorarse, así como podemos adquirir accesorios y skins. También contamos con habilidades para esquivar y movernos con rapidez. Por otro lado, podemos curarnos con botiquines que hallamos a lo largo del camino.

Adicionalmente disponemos de muchas habitaciones y pasillos ocultos en los que podremos explorar y buscar easter eggs.

Esta entrega nos ofrece aproximadamente unas 10 horas de juego, en las cuales sentiremos frustración, adrenalina, emoción y suspenso donde tendremos que practicar y dominar nuestros ataques y movimientos.

Deslumbrante apartado audiovisual

La calidad de un título no depende solo de sus gráficos, y esta entrega lo deja bastante claro. Aunque imita el estilo 16 bits de juegos clásicos, el apartado visual, lejos de ser de baja calidad, está elaborado con pixel art muy bien detallado y bastante fluido, ofreciéndonos paisajes sumamente impresionantes, en colores vívidos neón y con algunos elementos en 3D.

La banda sonora es una obra de arte, alternando entre sonidos suaves, relajantes y emocionantes según sea necesario. Es música capaz de ponernos los pelos de punta. Fue elaborada por el músico y compositor Richard Vreeland, mejor conocido como disasterpiece. Esta BSO se llevó el puesto 39 de los mejores álbumes del 2016.

Este clásico con tintes antiguos y criaturas mecánicas está disponible en Steam y exigirá muchísimo de nosotros y de nuestras destrezas como gamers: nos desafiará a mejorar para avanzar, a responder complejas preguntas y a encariñarnos con este peculiar personaje.

Compartir